Gafas de sol hechas de plástico recuperado de los océanos

Una pequeña organización holandesa sin fines de lucro dio un gran paso para la salud del océano y para crear una economía circular. The Ocean Cleanup, que está recogiendo plástico en el Pacífico, ha creado unas gafas del sol a partir del material que han capturado en su primer viaje.

Ciertamente es una forma de concienciar a los consumidores sobre la crisis del plástico oceánico. En un comunicado de prensa afirman que decidieron hacer gafas de sol porque se trata de un producto duradero, y que confían en el “boca a boca” para difundir su misión.

De esta forma desde un cerrajero urgente hasta un abogado pueden contribuir a los esfuerzos para reducir la cantidad de plásticos que flotan en nuestros océanos. Las gafas tienen un precio de 200 euros o dólares y pueden ser adquiridas directamente desde la tienda de la organización.

Gafas de sol hechas de plástico recuperado de los océanos

Ayudarán a financiar los esfuerzos de limpiar el océano

Las gafas de sol fueron hechas usando el primer plástico recogido por la organización en diciembre pasado y están destinadas a ser duraderas y atesoradas. Aunque hechas a partir de desecho, se trata de un producto de primera calidad diseñado para durar décadas.

Las gafas fueron concebidas por el diseñador industrial Yves Béhar y creadas en Italia por la compañía de gafas Safilo. Las monturas están hechas de polímetros reciclados de alta calidad certificada. Pero incluso si no duran para siempre, pueden ser fácilmente desmontadas y recicladas.

De acuerdo con The Ocean Cleanup, cada par tiene un propósito más elevado para concienciar y financiar más limpiezas. Un código QR único en el marco te permite conocer la historia específica de los plásticos utilizados para crearlo. Se han puesto a la venta 20 mil unidades.

Esta organización sin fines de lucro también dice que está reinvirtiendo todas las ganancias para limpiar más basura del océano. Simplemente vendiendo un solo par, dice The Ocean Cleanup, se financia la limpieza de 24 campos de fútbol de plástico en el Gran Parche de Basura del Pacífico.

Invirtiendo el flujo de plásticos

La cantidad de plástico que llega a los océanos podría triplicarse para el 2040. Pero si abrazamos una economía circular centrada en la reutilización y el reciclaje, la contaminación plástica podría reducirse en un 80 por ciento en las próximas dos décadas.

Aunque The Ocean Cleanup es sólo una pequeña organización, su objetivo es recoger el 90 por ciento de la contaminación de los plásticos del océano para el año 2040 a través de sus tecnologías de limpieza e innovaciones circulares.

¿Limpiar o evitar que se ensucie?

Detener el flujo de plástico a los océanos, donde se convierte en microplásticos, ciertamente requerirá una solución de varios niveles. Una vez que el plástico se ha degradado lo suficiente, no puede ser recolectado con facilidad y se distribuye por el ecosistema.

Así que para contrarrestar eficazmente la contaminación del océano será necesario ir río arriba a fuentes como la escorrentía de las aguas pluviales que arrastran plásticos.

Una de las razones por las que la limpieza de los océanos está empezando con la basura que gira en el Gran Parche de Basura del Pacífico es porque el plástico que está atrapado allí simplemente seguirá descomponiéndose, convirtiéndose en un peligro mayor para la vida oceánica.

Una vez atrapado allí, el plástico se descompondrá lentamente en microplásticos y será cada vez más fácil de confundir con alimentos para la vida marina. Las gafas de sol son la culminación de un esfuerzo de 7 años, desde que la organización fue fundada.