¿Pero quién usaría eso en la calle?

Seguro te ha pasado alguna vez echando un ojo a un desfile de moda de alta costura o directamente en alguna lista en Internet de “los 10 atuendos más raros de las pasarelas” que has pensado, quizás incluso en voz alta, “¿quién en su sano juicio usaría eso en la calle? Y para esas prendas que te causan estupor la respuesta es un rotundo “nadie” y ahora te estarás preguntando el porque de la fabricación entonces de estas prendas si nadie las usará, pero el asunto es que si serán usadas, solo que usar una prenda y usarla en la calle son cosas muy distintas.

Cuando un diseñador muestra su colección de alta costura en una pasarela, no siempre estamos ante conjuntos que serán vendidos o que tendrán un uso real, muchas veces estamos viendo apuestas, marcadores de tendencia, pruebas de habilidad, medios de escándalo para crear reacciones y renombre o algún motivo que escapa nuestra protección, pero no para que alguien efectivamente los use y ciertamente no para ser usados de forma masiva.

Lo que si presentan modelos a la disposición del público para su compra y uso, debemos entender que no es ropa para estar corriendo por la calle o tumbados en un parque. Estos vestidos y conjuntos son para ser lucidos en eventos, para ser captados por cámaras en alfombras rojas y lucirse en galas.

Así que la próxima vez que veas uno de estos vestidos extraños y extravagantes y tuerzas la cara en repudio por lo inútil de la prenda, recuerda que probablemente su función era hacerte reaccionar y en eso ha triunfado.