La importancia de las marcas para el diseño

El diseño se origina como una solución a alguna necesidad del ser humano y en este caso la necesidad que se cubre es la de hacernos muy individuales.

Si nos fijamos, todas las personas que piensan emprender tienen en cuenta la imagen de su producto o servicio y necesitan que este se diferencie del resto, es allí donde entra el diseño.

Gracias al diseño es que podemos definir esa imagen que queremos para nuestro producto y que va a quedar grabada en las mentes de nuestros consumidores. El diseño no solo se encarga de definir la imagen, sino de aplicarla en tantos elementos como sea posible.

El diseño gráfico, por ejemplo, no se trata del logotipo exclusivamente, muchas veces se diseña el empaque donde se entrega nuestro producto, así como el uniforme que llevan el empleado y otros materiales.

Sin negocios y sin la necesidad de diferenciarnos, probablemente el diseño no tendría ninguna utilidad, pero sin embargo es una de las carreras universitarias más demandadas en la actualidad.

Que esto sea si nos dice que existe una verdadera necesidad en el ser humando de mantera un punto de diferencia con el resto, bien sea a través del color o de la forma, aunque la diferencia más grande comprende cada uno de estos elementos.

Siendo diseñadores entendemos el compromiso de la profesión para con la marca y es eso lo que debe quedar claro para las generaciones que nos siguen.

Se ha visto mucho que se ha ido perdiendo la creatividad cuando se definen marcas, quizá porque ya todo está hecho, como dicen por allí. Aún queda mucho que un diseñador puede hacer que le permita a una marca destacar de las demás, si bien la gente no compra por el logotipo, sí que es la manera con que hace relación en su cerebro.